Cinco razones para usar lencería erótica y sentirse muy sexi

razones para usar lencería eróticaUsar lencería erótica es un arma muy poderosa para estimular los deseos más íntimos de la pareja, pero, ¿sabes cuando se empezaron a vestir las primeras mujeres con estas prendas sexys?

Cómo sabéis, la lencería erótica es uno de nuestros temas predilectos. Por eso, hoy hemos querido introducirnos en cómo ha llegado hasta nuestros días, es decir, cuál es la historia de la lencería erótica.

Historia de la lencería erótica

Vamos, que hoy os contamos cómo empezó todo, que no es poco, vaya.

La lencería se remonta a las primeras civilizaciones. En esa época las mujeres ya buscaban sistemas para cubrirse sus zonas más íntimas, que no eran distintas a las de ahora. Es decir, querían cubrirse pechos y entrepierna.

Primeros sujetadores y braguitas

En ese primer momento las mujeres buscaban algún sistema que les pudiera sujetar los pechos, porque la gravedad hace su trabajo y caminar largas distancias sin sujeción en las tetas era incómodo.

Pronto empezaron a aparecer los primeros sujetadores. Eso sí, eran algo rústicos. Se trataba de telas de seda que envolvían las tetas y por supuesto cumplían su objetivo.

No era lo mismo en la parte de abajo. Las primeras braguitas, por llamarlas de alguna forma, aunque en realidad eran más parecidas a los calzones, eran muy, pero que muy diferentes de lo que vemos hoy en día, pero de la misma manera que las sedas de la que os hemos hablado antes, cumplían su función.

Poco a poco la lencería como tal fue evolucionando, aunque su punto de inflexión llegó en la época de las monarquías europeas y el período Napoleónico.

Uso del corsé para verse más delgada

En esta época el corsé fue el gran protagonista. Las mujeres querían verse delgadas y estilizadas y esa prenda era perfecta para ese fin. Por aquél tiempo el corsé funcionaba por medio de tirantes que tenían como principal objetivo reducir la talla de las damas, sobre todo en la zona del abdomen.

Además, los corsés también conseguían resaltar el busto de las chicas, por lo que se convirtió en el complemento perfecto para que las mujeres se mostraran más sensuales y atractivas.

A partir de aquí, el usar lencería erótica cobra protagonismo, y sigue evolucionando y adaptándose a cada época. Pero la verdadera revolución de la lencería sexy llegaría en el siglo XX.

El cambio definitivo para usar lencería sexy

Hasta los años sesenta se vivió una época de cierto conservadurismo en lo que usar lencería erótica se trata, pero con la llegada de los años setenta y sobre todo del movimiento hippie la cosa cambió.

Las hippies dejaron a un lado los sujetadores al uso y fueron poco a poco introduciendo el color y los motivos florales en la ropa interior, lo que poco a poco fue calando en la sociedad y dejando a un lado los tabúes que existían hasta entonces.

Además, la televisión tomó cartas en el asunto. Cada vez había más series y películas que mostraban a una mujer poderosa, sensual y sexi, lo que permitió que ya en los ochenta la lencería sexi llegara a su punto más álgido hasta entonces.

Cada vez era más común ver a estrellas del cine y de la música ataviadas con lencería con encajes, más sofisticada, y que encantaba tanto a los hombres como a las mujeres. De hecho, fueron ellos los que insistían a sus esposas para que se decantaran por comprar lencería erótica. Es obvio el por qué, claro.

La lencería erótica ya era un hecho, así que poco a poco fue ganando terreno y adeptos. Dejó de ser un tabú y los diseñadores de moda y las marcas se lanzaron a por ese potencial mercado.

El resto, ya lo saben. La lencería erótica ha ido evolucionando dependiendo de las tendencias de la moda y hoy por hoy se ha convertido en un icono en las pasarelas más importantes y en un juguete sexual más.

Hoy en día, todavía son muchas las mujeres a las que les da reparo descubrirse delante de su pareja ataviadas tan sólo con lencería sexy.

Por eso hoy queremos daros cinco razones para que uséis la lencería sin ningún tipo de complejo, como debe ser.

5 motivos para usar lencería erótica

Vamos pues con estos cinco puntos importantes para que te decidas a comprar lencería en nuestra tienda y sacarle partido en tu día a día. Atenta y lee, verás que terminarás convenciéndote del todo si es que aún no lo estás.

Comodidad de la lencería

Si, fuera el mito de que usar lencería erótica es incómodo. No es verdad. Es suave y confortable, además de sexi, claro. La lencería erótica suele ser de tejidos muy pero que muy suaves o muy finos, por lo que será como una segunda piel para la mujer.

Además, prendas como los corpiños, que pueden parecer más incómodos en realidad no lo son, siempre que hayas elegido bien tu talla y la prenda se adapte a tus curvas, eso sí.

Resalta la figura femenina.

La lencería sexi es de esas prendas que resaltan tanto la figura femenina como la belleza de la mujer. Es un hecho. Estas prendas desprenden sensualidad por los cuatro costados y se adaptan a la perfección a las curvas de la mujer actuando como una segunda piel que dejará boquiabierto a la pareja y disparará todos sus sentidos.

Mejora el estado de ánimo.

En relación con el punto anterior, las mujeres que se animan a usar lencería erótica se sienten bellas y poderosas, por lo que mejora su estado de ánimo, tanto en su vida cotidiana como en los momentos más íntimos. Llevar este tipo de prendas íntimas hace que la mujer se desinhiba, y por lo tanto sea más segura de sí misma y se muestre tal y como es en cualquier lugar.

Excitante.

Sí, es obvio, pero es así. La lencería erótica no quita de ser un juguete sexual que tiene como objetivo mejorar la relación de pareja. Y de hecho cumple su función a las mil maravillas. Sorprender a tu pareja apareciendo por sorpresa ataviada tan solo con un conjunto lencero sexi es una declaración de intenciones que él cogerá al vuelo en un abrir y cerrar de ojos.

Aviva el romanticismo.

Es de perogrullo, pero usar lencería erótica es un elemento de lo más romántico que además da mucho, pero que mucho juego.  Puede ser el postre ideal para una cena romántica o directamente puede ser la cena si apostamos por la lencería erótica comestible de la que ya os hemos hablado.

La sensualidad que desprende este tipo de ropa íntima hace que sea la herramienta romántica más eficaz para acabar de  encender la llama de la pasión.

Sorprende a tu compañero

Sin duda una de las mejores cosas de la lencería erótica es su polivalencia. Hay muchos y diferentes tipos de lencería erótica fabricados con diferentes tipos de tejidos y estampados.

Si quieres sorprender a tu pareja y olvidarte de la monotonía, sin duda debes apostar por este tipo de ropa. Es una buena manera de recuperar la pasión con tu pareja o de dar una sorpresa de lo más erótica a tu media naranja. Tú eliges.

 

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar